Los retratos al pastel tienen una estética muy particular y apreciada, especialmente adecuada para los retratos infantiles por su suavidad y textura aterciopelada. Yo uso entre otros los pasteles Rembrandt, Schmincke, Sennelier o Panpastel, todos ellos de gran calidad y magnífica pigmentación. Mis papeles predilectos para pintar con pastel son Pastelmat de Clairefontaine y La Carte de Sennelier, por su excelente agarre y disponibilidad en variedad de colores.

Estos retratos pueden ser personalizados tanto en tamaño como en el color del papel, simplemente póngase en contacto conmigo para especificarme sus preferencias.

Los encargos de retratos al pastel se envían siempre en plano por el caracter delicado que tiene esta técnica, sobre un soporte rígido y protegidos.

 

Otros ejemplos de mi obra