Tenía que pasar… mi primer cliente moroso!!

Que ilusión!! No os podéis imaginar con que ganas esperaba la aparición de mi primer cliente moroso, es un cosquilleo extraño, una emoción…

Muy alto? Le bajo un poco el volumen a la ironia? Si? No?  😀 

Abrí mi pagina web hace ya mas de 2 años y puedo decir que me sentía increíblemente afortunada de poder decir que todas las personas que se habían puesto en contacto conmigo y habían puesto en mis manos el trabajo de retratar a un familiar, un amigo, una persona especial, no han sido mas que respetuosas, entusiastas, serias, amables… En resumen, cero quejas. Lo que no quiere decir que todos los encargos hayan sido simples o que no haya habido problemas pero siempre los hemos podido solucionar, un retoque aquí, otro allá y listo (es algo muy normal cuando se retrata a alguien que no se conoce y las fotografías a veces no pueden ser todo lo claras que nos gustaría).

Hasta ahora.

Igual estaba teniendo demasiada suerte, llegando a los 150 clientes y ni un solo incumplido? Viéndolo así igual no me tendría que extrañar tanto, tal vez lo que me ha chocado tanto ha sido la total falta de respeto por mi tiempo y mi trabajo.

A ver como me explico, cuando pienso en la etapas en que pueda surgir un problema en un encargo de estas características, puede ser, primero, al dar el presupuesto, que a quien no le parece bien o no se ajusta a lo que tenia pensado se retire y me diga, no gracias o no vuelva a saber de él, ambas opciones perfectamente aceptables, ningún problema, por eso doy el presupuesto antes de iniciar el trabajo. Y segundo, una vez aceptado el presupuesto y pagado el adelanto, que cuando yo le mande la foto de la obra no sea como habían imaginado o que noten que hay algo que no le acabe de encajar de la obra (esto es algo normal ya que la mayoría de fotos con las que tengo que trabajar son fotos hechas con el móvil, borrosas muchas veces), pero eso se soluciona hablando y haciendo los ajustes que el cliente me pida, ya sea guiándome por otras fotos mas claras que me pueda proporcionar o bien con indicaciones verbales si no dispone de fotos.

Pero lo que no me podía imaginar es que una vez completada una obra, al enviarle la foto al cliente pasara lo siguiente, pongan atención:

Ojiplática me quedé! Mil disculpas y una carita sonriente? En serio??

Y como podréis ver por ese tick gris y solitario en mi ultimo mensaje (ademas de que ya no me apareciera la foto de perfil ni la fecha de su ultima conexión) el muy valiente me bloqueó, lo que por si solo ya deja de manifiesto que sabía perfectamente que lo que estaba haciendo no era lo mas correcto precisamente (me he puesto en contacto con él por otros medios y sé que me ha leído, pero parece que su estrategia actual es la del avestruz, se hace el loco y me ignora, muy maduro).

Pero vayamos por partes. Primero que «no tuvo mucha acogida», cuando el día anterior era «me encanta». Solo puedo deducir que preguntaría a alguien, y si tanto estima la opinión de esa persona, tenia que haberla tenido en cuenta a la hora de elegir al artista si mi estilo no le gusta, no después cuando el trabajo ya está hecho. Irresponsables.

Segundo, que de golpe «les parece demasiado caro». Curioso, el presupuesto no ha cambiado en ningún momento (yo nunca jamás modificaría ningún presupuesto a posteriori), es el mismo presupuesto que le pareció bien y aceptó desde un principio. Doblemente irresponsables.

Y tercero, esa despedida… Es como aquel atracador que después de limpiarte la cartera se disculpa y te da las gracias con una sonrisa (pero puedes ver que sus ojos no sonríen, redondos y fríos como el hielo), pues de nada, supongo. Muy educado, pero lo que acabas de hacer es un delito, espero que lo sepas. Y esta completa falta de respeto hacia mi trabajo y hacia mí han sido lo que me ha empujado a escribir esto, porque puedo entender que las circunstancias de una persona pueden cambiar, puede tener imprevistos, mil cosas a las que me hubiera podido adaptar, pero no, simple y llanamente no me respeta en lo absoluto. Así que sacando esto de dentro yo me quedo mas tranquila, como que ya respiro mejor  🙂

Puede que haya quien piense que como no tiene la obra en sus manos no tiene porqué completar el pago (yo nunca hago el envío hasta no se haya completado el pago, y no dudo que si no lo hiciera así, este personaje me habría hecho hacer el envío y nunca habría sabido nada mas de él). Pero voy a poner un ejemplo mas cotidiano que un retrato. Imagínense una peluquería, todos vamos a la peluquería de vez en cuando, no? En este tipo de trabajo como en el mío, se suele trabajar por adelantado (primero se hace el trabajo, luego se cobra) y ademas el trabajo es personalizado (en una peluquería el trabajo se hace directamente sobre la persona y en el mío pinto a la persona, por lo que no es un producto que tenga valor para nadie mas). Sería aceptable intentar irse sin pagar porque, por ejemplo, a un amigo no le guste el peinado que hemos pedido, o de repente nos parezca demasiado caro un precio que sabíamos de antemano? No verdad? A que si lo hiciéramos en una peluquería se ofenderían, enfadarían y nos llamarían ladrones (con justa razón). Puede que hasta llamaran a la policía, quien sabe. Que pena, tal vez este señor hubiera entendido mejor que lo que estaba haciendo era un delito y una falta de respeto hacia mi trabajo y el tiempo y materiales que le he dedicado exclusivamente a él si trabajara en una peluquería (uy perdón, me había dejado la ironía encendida, ahora la apago 😉 )

Se vive y se aprende, no? El adelanto que antes era del 30% ahora es del 50%, pero no voy a dejar de comenzar trabajar cobrando solo un adelanto y no el monto completo, por los actos de una sola persona sin ética. La inmensa mayoría de la gente con la que he trabajado no me ha dado ningún motivo para la preocupación y se han comportado de manera impecable, así que también se merecen la tranquilidad de saber que si yo resulto una estafadora o quien sabe qué (que no lo soy, pero si son nuevos clientes no tienen porque saberlo, en Internet hay de todo…) por lo menos no perderían todo el dinero del encargo.

Y bueno como salvo ir a buscarlo y sacudirlo boca abajo hasta que le caiga el dinero de los bolsillos se me hace un poco pesado y está un poco lejos (casi 1000 km hasta Galicia, casi nada), pues poco me queda por hacer excepto esperar a que se le despierte la conciencia. Y solo decirle, enhorabuena por tu boda, estas empezando esta nueva etapa de tu vida con el karma a tope.

Y si alguien se ha quedado embelesado con la foto de la obra que hay en la parte superior del post, que no dude en ponerse en contacto conmigo, voy a ver si puedo venderla 😀

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. David

    Hola Maria, estaba chafardeando, tu pagina y lo primero que quería es darte la enhorabuena, en primer lugar por tus bonitos y limpios trabajos, que envidia, y lo segundo por tu web, esta muy bien estructurada y muy chula, me ha gustado mucho, aprovecho para comentarte que algunos enlaces a las fotografías están rotos y no se pueden ver, por lo demás, me ha hecho ¨gracia¨lo de tu cliente moroso, si solo has tenido uno pues así ya te doy la enhorabuena por tercera vez, que, sin conocernos de nada , me parecen demasiadas veces, te agregare en Face que a artistas como tu no hay que perderlas de vista, que siempre se aprende algo, un saludo.

    1. MariaSalinasArte

      Hola David, no me había dado cuenta que casi todas las imágenes del blog tenían los enlaces rotos 🤦‍♀️, muchas gracias por el aviso! Y muchas gracias por tus palabras, la verdad que desde que escribí esta entrada me he encontrado con un par de morosos mas pero ninguno con tanta poca vergüenza 😄

Deja una respuesta